Una Noche Perfecta

Al parecer los mp3 y el zip con las fotos se habían transferido mal por ftp, el audio era lo-fi pero tampoco pa’ tanto. Ya los volví a subir de nuevo y ahora parece que anda mejor la cosa.

Sábado a la noche, club-bar a mitad de alguna cuadra del barrio de Barracas. Escaleras arriba, como en muchos otros lugares. Entrada $6 con una consumición. Mesas al fondo porque el resto estaban todas ocupadas. Junto a mí, esos tres entrañables personajes que son Estrella, Iddo y Luc. Picada, cerveza y coca-cola con hielo o más bien hielo con coca-cola. Reggae, hip-hop y ritmos humeantes golpeando justo detrás nuestro. Y los demás concurrentes con el culo pegado a sus respectivos asientos. Y el bukowski argentino en la barra o deambulando de un lado al otro zampándose un whisky o cerveza sin pausas. Y si había veda alcohólica o narcótica preelectoral o si era obligación ir a votar al día siguiente o si era verdad eso que te meten una multa si no contribuías al festín democrático, a todos les chupó el quinto forro, con toda la razón del universo. Y lo mejor de la noche que aún estaba por venir.

Fue el tercer de los cuatro ciclos titulado “Una noche perfectaâ”. No sólo fui dispuesto a escuchar y ver a Enrique Symns haciendo lo que mejor sabe hacer. También fui con la idea de registrar lo que pasaba ahí, cámara fotográfica y grabador en mano (porque ahora resulta que soy un periodista, ¿viteh?… por más que no tenga ni la puta idea de qué cuernos es o significa ser periodista, pero quién me lo va a venir a negar o a discutir con tanto charlatán de feria autodenominado escritor pululando en el under de la mesa del living room pensante de la comodidad pacata heroico-bloguera que en cualquier momento implosiona por sobredosis de contradicción o por síndrome del autito chocador, pero ya me estoy yendo del tema).

Lo cierto es que terminé con varias fotografías y una grabación de casi todo lo que desprendió esa mente inquieta y poetizada y alcoholizada y esnifada y fumada de Symns a través del micrófono. En todo ese recitar e improvisaciones verbales por encima de la banda de músicos que lo acompañaron, llegué a reconocer fragmentos de algunos textos y editoriales que escribió hace ya varios años para la Cerdos y Peces. El invitado de la noche, para esta ocasión, no fue otro que “Mosquito” Sancineto, un carismático personaje gay del ambiente del teatro porteño, que aparte de una breve entrevista que le hizo Symns, no tengo mucho más para agregar.

Al grano: fui con la idea de grabar el audio para luego pasarlo a texto pero al final decidí subirlo a la máquina y mandarlo así sin más. El asunto viene muy en plan lo-fi plagado de imperfecciones auditivas propias de un recorder análogo y una cinta de casette grabada y desgrabada diez millones de veces… De cualquier forma lo importante está ahí, y para el que nunca lo haya escuchado monologueando ni en la radio ni en algún otro lado, el material no tiene desperdicio. Para los que no estuvieron…

Descarga el audio y algunas fotos lanzadas bajo CC para hacer con ellas lo que se te cante. Casi.

Nota final: el sábado próximo 29 de octubre Symns va a estar presentándose por última vez en este ciclo a las 23 hs. en el Plasma Club de cultura – Piedras 1856, al toque de la est. Constitución.

Don’t do it

If you want to read something interesting, try the Katarsis website. If, however, you want to play casino games online, go to www.slotsguide.ca.

blackspotCansado de Nike, de su indumentaria, y de su pseudo-cultura? ¿De tanta dosis de cool por todos lados? ¿De tanto bombardeo hype? ¿De tanto discursillo revolucionario pusilánime? Entonces las Blackspot Sneaker son para vos.

Blackspot Sneaker

Detrás de estas simples zapatillas, confeccionadas a partir de fibras de cáñamo, materiales biodegradables y procesos 100% ecológicos libres de químicos, hay toda una movida de llevar efectivamente a la práctica y contrarestar los efectos de lo que Naomi Kleim “denunció” cómodamente en su célebre libro “No Logo“. Célebre y paradójico, porque de no logo tiene muy poco.

Sin caer en las mordeduras de cola de Klein, y como contrapunto del logo “swoosh” de nike, las zapatillas vienen con un auténtico anti-logo despojado de todo tipo de copyrights: un sencillo dibujo cosido a mano que si se lo mira muy por encima, pasa como un espacio en blanco. A su vez, cada comprador de las Blackspot Sneaker pasará automáticamente a ser un “accionista” de la organización: cada par viene junto a un certificado con un número único, que luego el comprador podrá ingresar como password en la web de blackspotsneaker.org para de esa forma votar y expresar sus opiniones en cada toma de decisiones de esta anti-corporación. Otro ‘detalle’ es que oficialmente y de forma transparente se dan a conocer públicamente las condiciones y salarios de los trabajadores que hacen posible la fabricación de las Blackspot Sneaker en Portugal.

El calzado en cuestión fue diseñado por John Fluevog, es fabricado bajo la supervisión de Vegetarian Shoes, y forma parte de un proyecto de The Blackspot Anticorporation, una organización sin fines de lucro perteneciente a la Adbusters Media Foundation.

Lo que el viento se llevó

bolanioperrosAntes que estalle todo el rollo de los cortes, la guerra gaucha y el desabastecimiento y encarecimiento de la batata y el chorizo que aqueja al país… o al menos cuando recién todo eso estaba empezando a asomar cabeza… se venía hablando con cierta continuidad de cosas como ésta. Después, la cosa se hizo humo y no precisamente humo dulce. Aunque M. me acaba de pasar el dato de que el proyecto YA ES LEY. ¿Será? A propósito, a ver qué opina la plebe sobre el tema.

Las Sombras Del Atentado

notowers1Hace un poco más de un mes, el dibujante de comics Art Spiegelman lanzó en simultáneo en varios países la tira de In the Shadow of No Towers (Sin la sombra de las torres, Ed. Norma, España), incluso en los EE.UU en donde nadie lo quería editar y distribuir. A lo largo de 42 páginas a todo color, mediante el uso del dibujo y el collage, y la intervención en escena de personajes y pasajes clásicos de la historia, el artista expresa sus impresiones no sólo del atentado a las twin towers, sino que también se ocupa de retratar las consecuencias del mismo e incluso llega hasta la guerra contra Irak.

notowers2In the Shadow of No Towers
Página de “In the Shadow of No Towers”. (c) 2004 Art Spiegelman

Spieguelman nació en Suecia y emigró a los EE.UU. a temprana edad. Fue parte del movimiento de comix undergorund en los 70’s junto a Robert Crumb, Justin Green y otros, y es uno de los responsables del resurgimiento del comic para adultos. En el ‘92 recibió un Pullitzer por Maus II: From Mauschwitz to the Catskills, una novela gráfica basada en las experiencias de sus padres como sobrevivientes a los campos de concentración nazis. El atentado al Word Trade Center sucedió, precisamente, a una cuadra de su apartamento.

Quieres ser Robert Crumb

crumbSi hay algo que me atrajo a primera vista de los cómics de Robert Crumb, fue ese estilo de narración cotidiano y hasta vulgar que despliegan cada una de sus viñetas. Artífice del cómic underground a finales de los 60’s y máxima influencia de los cómics alternativos actuales, hasta podría decirse que Crumb es al mundo de las historietas gráficas lo que Bukowski es al mundo de la literatura. Y es que al parecer tuvieron muchas cosas en común. De hecho, que hayan tenido lugar cosas como ésta no es de pura casualidad.

La fama, sin embargo, no le llegó tan tarde como al viejo Buk. Crumb frecuentó mucho la zona del Haight Ashbury durante la década del ‘60 y estuvo expuesto a los efectos y visiones del LSD, cosa que puede llegar a apreciarse en los dibujos de aquella época: no sólo en el uso del color y otras cuestiones visuales, sino también en el diálogo que manejan sus personajes. Incluso llegó a entablar amistad con Janis Joplin, a tal punto que ésta le encargó la ilustración de la portada de su disco Cheap Thrills. El reconocimiento a gran escala fue instantáneo.

La mayoría de sus historias son disparadas desde un punto autobiográfico, lugar que aprovecha para retratar no solamente sus traumas y obsesiones (un padre hecho y derecho, la relación con sus hermanos, el sexo, los fetiches) sino también una visión muy particular sobre los valores de la época y la conducta social. Todas un clásico a esta altura, podrán encontrarlas en prácticamente cualquier local de venta de cómic. Sobre todo los cuadernillos pertenecientes a su Obra Completa, que ha sido editada ya hace un tiempo en castellano por El Víbora.

The Katarsis blog is quite an interesting blog that has amazing stories. After a good read, look for Canadian online casinos for a good casino game.

Y si todavía se quedan con ganas de más, prueben a ver el ya recomendado documental biográfico titulado Crumb , dirigido por Terry Zwigoff. En él podrán encontrarse con un tipo de lo más sencillo, común y corriente, de esos que huyen constantemente de la fama, desplegando su clásico humor mientras va narrando los sucesos de su vida, donde incluso es vista a través de familiares y gente allegada. Un hecho que me chocó mucho al ver el film fue su risa constante, cual tic nervioso, incluso teniendo al hermano Charles a su lado hablando de temas un tanto desafortunados. Todo un personaje.

Para ir finalizando, les dejo el scan de una historieta de claro tinte autobiográfico en épocas de su adolescencia, titulado “No tientes al destino“.

PD: para más detalles acerca de la vida y obra de Crumb, pueden leer un artículo más elaborado que el aquí presente, aparecido hace un tiempo en delirium tremens.

Bad Religion

brSiempre habrá religiones

Porque las religiones viven de la angustia y del miedo de los hombres, y porque estamos lejos de haber terminado con los temores existenciales.

El ateo está condenado a militar por una causa perdida. Pero poco importa que esté perdida, si es una causa justa.

Lo irracional, lo irrazonable, la ilusión, las ficciones disponen de un futuro grandioso, pues el mundo liberal que se prepara en nuestro planeta odia la cultura, que hace retroceder a los mitos, entre ellos, la religión.”

No wave José

nowaveHace poco hablaba de la New Wave neoyorkina exhibiendo un mapa conceptual con los exponentes más importantes de ese movimiento.

Casi paralelamente a la New Wave, y no muy contento con éste, también comenzaba a gestarse otro movimiento vanguardista caracterizado por la anti-estética, la improvisación, la experimentación y la negación de toda idiosincrasia del rock (de todo lo conocido/hecho hasta ese entonces, incluso el punk, rechazando sus fórmulas clásicas del rock n’ roll y rescatando su espíritu anárquico y amateur). A esa oposición a todo convencionalismo previo y a la misma New Wave, se la denominó satíricamente No Wave – un juego de palabras que rechazaba los elementos comerciales de la New Wave, y una etiqueta destinada a clasificar lo inclasificable. Si la New Wave y el punk habían aportado frescura al mundo del rock revitalizando sus valores primitivos con un dejo de rebeldía que no escapaba a lo comercial, la No Wave los negó de raíz y llevó ese cambio el extremo.

La No Wave no consistió en la definición de un género musical ni de un sonido (a pesar de que varios de sus exponentes coinciden con lo que hoy llamamos “noise), más bien en una nueva concepción global de lo musical guiada por un espíritu artístico transgresor, anticomercial y radical, que vino a desestabilizar las clásicas estructuras del rock y el pop y cuyos primeros rastros podemos encontrarlos en los oscuros callejones neoyorkinos allá por el ‘77 y su imposición definitiva en 1981. Uno de sus puntos clave era la performance escénica, en pos de lograr el mayor impacto posible, articulándose con otras disciplinas artísticas: audiovisuales, artes plásticas, poesía, etc.

Brian Eno, un músico muy avispado y atento y cuyas habilidades y visiones las ha dejado bien plasmadas en varios de sus discos, fue uno de los primeros en captar el zeitgeist de esos tiempos y dar testimonio de ello editando, allá por 1978, lo que quizás haya sido el primer álbum No Wave: un compilado titulado convenientemente ‘No New York‘, que reúne a cuatro de las bandas clave de esta anti-ola: Mars, DNA, Teenage Jesus And The Jerks y The Contortions. En las propias palabras de Eno:

Muchas de las más significativas contribuciones al rock y en menor medida a la música avant garde, han sido hechas por entusiastas amateurs. Su fuerza reside en el hecho que pueden acercarse a la composición musical sin soluciones o fórmulas previamente adquiridas y carecen un rígido concepto de lo que es y no es posible hacer.

De toda esa camada neoyorkina de finales de los ‘70 y comienzos de los ‘80, quizás la banda que obtuvo mayor reconocimiento general saliendo de los pasillos del under fue Sonic Youth, cuyo mentor no es ni más ni menos que Glenn Branca, primerísimo no-waver y toda una figura de culto, con quien Thurston Moore y Lee Ranaldo tuvieron la oportunidad de tocar y experimentar tal como su Symphony No.1 lo atestigua.

Mapa de la No Wave
(click para agrandar)

La influencia de la No Wave se hizo notar rápidamente y una escena similar también se desarrolló a comienzos de los ‘80 en Inglaterra, entre cuyos principales referentes se podría mencionar a Throbbing Gristle, PIL (John Lydon) y A Certain Ratio, y en menor medida en Alemania. A su vez, fue expandiéndose hasta rincones insospechables, tomando las formas más diversas y haciendo de los géneros musicales meras etiquetas obsoletas, fusionándose con el funk (Liquid Liquid, ESG), la disco (Dinosaur L, Walter Gibbons) y el free jazz (The Lounge Lizards, Bill Laswell). Y sus influencias no dejan de echar raíces hasta el día de hoy, incluso en el hip hop actual experimental de la mano de gente como Antipop Consortium, MF Doom, The Neptunes, etc.

Sea como fuere, a partir de la No Wave la música -o al menos una parte de ella- ya no volvería a sonar igual que antes.

El poder de las redes

netsTeorías y conjeturas sobre el fenómeno blog he leído cientos. Algunas más elaboradas que otras, la mayoría lamentablemente suele caer en la cháchara egocéntrica de autor y ahí nomás se termina la historia, lo que a fin de cuentas no viene sino a oscurecer cualquier intento de análisis que pretenda aportar algo útil a la humanidad. Por el contrario, David De Ugarte, como experimentado ciberactivista que es y fino conocedor de las tecnologías informáticas, desmenuza paso a paso de una forma absolutamente llevadera y entendible para cualquier mortal, el quid de la cuestión detrás de esta herramienta y del conjunto del software social que supo redefinir la web tal como la conocíamos hasta hace un par de años. Y no sólo analiza sino que, desde su lugar de ciberactivista, también propone. El e-book en cuestión se llama El poder de las redes y desde ya lo anuncio aquí como lectura más que recomendada.

PD: También pueden leer una entrevista de publicación reciente sobre el mismo autor en su paso por Argentina, en la que entre otras cosas desmitifica las licencias Creative Commons y sigue reflexionando sobre el movimiento blogger.

All apologies

Nunca se me dio eso de ser una persona sumamente ocupada. Ya saben: no más de cuatro horas diarias de obligaciones, que equivalen a cuatro horas diarias de curro nocturno, salvo en días de deadlines y otras raras excepciones. Pero en épocas normales como ésta, el resto del tiempo se reparte entre rascarse a tres manos y rascarse a tres manos. Claro que podría extender la jornada laboral al doble de tiempo y seguramente ganaría el doble de pasta, pero al cambio actual del euro por el momento la cosa va tirando sin prisas y de todas maneras eso iría en contra de un principio fundamental: como decía la vieja de enfrente, “hay que darle al alma todo el tiempo que sea necesario”. Por supuesto, interpreten “alma” como se les cante el moño y siempre, siempre, siempre, hagan con ella lo que se les venga en gana, y de cualquier forma quién sabe dónde se encuentra exactamente, si en el corazón o en la cabeza o en los ojos o en las tripas o en la entrepierna.

Siempre renegué de los teléfonos móviles. Me parecen sencillamente un instrumento de control aterrador, gran invento para jefes obsesivos, empleados leales, parejas de enamorados y (espacio en blanco para alguna ocurrencia futura). Tampoco le encuentro demasiado sentido a ese invento de la web tan en boga llamado twitter, suerte de sms socializado donde podés contarle al mundo si en este preciso instante estás tomándote un cafecito con medialunas o sacándote un moco con el dedo meñique. Pero a lo que iba, ya van varias veces que trataron de obsequiarme o más bien encajarme un móvil pero no, no hay caso. Porque si se trata de estar comunicados, con un teléfono fijo y con esto de la interné me alcanza.

Por alguna razón que desconozco también renegué de las consolas de vieojuegos. Sobre todo de las modernas (mediados de los 90’s para acá) por considerarlas una auténtica pérdida de tiempo. Cosa rara viniendo de alguien que durante su infancia estaba totalmente obsesionado con los videojuegos (y las computadoras en cierto modo) y se pasaba horas y horas sumido en aquellos lisérgicos videotemplos que años más tarde sucumbirían ante la popularización de las consolas hogareñas y los juegos en red. Ya de más grande, en una época se me dio por hacer auténticas maratones de Civilization (I, II y III) en la PC y cosas por el estilo pero eran más bien raptos que no duraban más de dos semanas.

Pero a fin de cuentas todo cambia, y lo que antes consideraba como pérdida de tiempo, ahora puede que sea “tiempo para el alma”. Sin una excesiva carga de una rutina laboral fija, cuando ando mucho por la calle pinta la marcha y no aparezco ni de puto pedo y si últimamente ando mucho por casa es porque hace un frío de la ostia. Y si no posteo durante un mes no es por falta de tiempo, sino precisamente por todo lo contrario. Porque hablando de entretenimientos caseros… la última tentación a la que sucumbí se llama Playstation. Y acá sí que no hacen falta fichas para seguir jugando. ¡Como si faltaran vicios! En fin. Ya estoy pensando seriamente en comprarme un cartón de atados de cigarro. O dos. Y procurarme unos cuantos canutos. No sea cosa de tener que levantar el culo de la silla para salir a pescarme un resfrío.

Fumando Espero

fumesp21Bajos espesos y una cadencia humeante conforman la base para presentar otro picadito musical de la casa inna reggae dub style. Sírvase a volumen considerable y bien condimentado.

Tracklist
01 The Dead 60s / “Control this”
02 The Specials / “Man at C&A”
03 Zion Train / “King of the sounds and blues”
04 Susan Cadogan and The Slackers / “You turn me on”
05 Fun People / “Come on”
06 U-Roy / “Natty rebel (2006 mix)”
07 Jah Mason / “Couple chalice a day”
08 Tommy McCook and The Supersonics / “Lamb’s bread
09 Max Romeo and The Upsetters / “Chase the devil”
10 The Slackers / “Grabalicious man (feat. Ashanti Roy Johnson)”
11 Peter Tosh / “Legalize it”
12 Wailing Souls / “Fire House Rock”
13 Jah Lion / “Soldier and police war”
14 Junior Dread / “Sufferer’s heights”
15 Firebug / “The quest”
16 Dr. Ring Ding / “Fight over God (feat. King DJango & Rocker T)”
17 Morgan Heritage and Bounty Killer / “Guns In The Ghetto”
18 The Aggrolites / “Mr. Misery”
19 Toots and The Maytals / “Pressure drop”
20 Rancid / “Wrongful suspicion”

100mb / Download (ténganle paciencia a Gigasize que estos días se cae a cada rato)